21.06.2013

Decantarse

La belleza del incumplimiento: seguir soñando, respirando, habitando en la enfermedad o dándose de palos a si mismo con la completa libertad de seguir o de parar.

Carecer de disciplina no es tan malo. Quien no es lo suficientemente duro consigo mismo puede terminar llegando a un lugar a donde nunca quiso ir. En cambio, quien (se) incumple no llega a ninguna parte, se queda consigo mismo, es libre de mutar en la putrefacción propia.

Kommentare:

  1. Parece un poema, una forma de pensar enigmática, pero me inclino por conocerme y saber a donde voy, no engañarme ni mucho menos dejar que la marea me lleve a donde yo no quiera

    AntwortenLöschen
  2. Muchas felicitaciones , Muy Buena Publicacion ...
    http://www.jolopeo.net/

    AntwortenLöschen

Escriba su comentario abajo.